Para recibir noticias sobre el Capítulo en su correo, haga clic aquí y rellene el formulario

 


 



 


Emili Turú - La Valla: casa de la luz

Emili Turú
Superior general



 

FMSI

Conectarse

Hermanos maristas

RSS YouTube FaceBook Twitter

 

Foto de hoy

México: Maristas del Bachillerato “Asunción Ixtaltepec” se solidarizan con Juchitán

Hermanos maristas - Archivo de fotos

Archivo de fotos

 

Últimas novedades

Archivo de novedades

 

Calendario marista

26 septiembre

Santos: Cosme y Damián, Cipriano, Virgilio
1889: partida de los primeros hermanos a Colombia
1968: partida de los primeros hermanos a Paraguay (Hnos. Juan Cruz Arbiol, Feliz Aldunate y Santiago Sánchez) del puerto de Barcelona
2009: H. Emili Turù elegido Superior General

Calendario marista - septiembre

XX Capítulo - 2001, Roma

 

09/2001 - 117 hermanos participantes

Documentos | Participantes | Comissión | Artigos | Noticias | Fotos

XXLos años que siguieron al Capítulo de 1993 estuvieron marcados por disensiones y luchas en diversas partes del mundo. Estas turbulencias también dejaron su huella dentro de nuestra congregación: once hermanos, junto con familiares y otras personas asociadas a nuestra obra, perdieron la vida a causa de la violencia étnica, las guerras, o el furor de los extremistas.Hubo también grandes momentos. La canonización de Marcelino se cuenta entre los más memorables. Por otro lado, las unidades administrativas tuvieron que abrirse al proceso de reestructuración, cosa que, al principio, no se veía clara en algunas. Poco a poco, la mayoría de las Provincias entrevieron que el fin de todo este plan no era otro que el de buscar la vitalidad y viabilidad del Instituto, de modo que acabaron secundando el mandato capitular.Los miembros del XX Capítulo general se reunieron cuando apenas habíamos entrado en el nuevo milenio. Convocados bajo el lema Optamos por la vida, en la conclusión de sus sesiones redactaron un mensaje, breve pero denso de contenido, con el mismo título que el eslogan. Este texto contenía cinco llamadas, en las que se desafiaba a los hermanos y a los laicos maristas a ser audaces y osados en sus respuestas.Esas llamadas traían resonancias de temas que ya se habían tratado en Capítulos anteriores: Jesús como centro y pasión de nuestras vidas, la experiencia de comunidad, la vocación del laicado, justicia y jóvenes desfavorecidos.Los retos lanzados iban acompañados de peticiones al nuevo Consejo general, a fin de que se establecieran las estrategias requeridas para movernos en esa dirección. Tanto el gobierno general como los gobiernos provinciales y locales estaban invitados a crear estructuras de animación, y de expresión de la autoridad, que nos llevasen a una mayor vitalidad.Este Capítulo se preocupó, asimismo, de fortalecer el Fondo de solidaridad, solicitando a las Provincias que destinasen a él un determinado porcentaje del superávit registrado al final de cada ejercicio económico. Y se fijó un objetivo concreto de garantía para el sostenimiento del fondo.Por último, los delegados pedían al Consejo general que pensara en un documento, similar al de Misión educativa marista, que nos ayudase a profundizar en nuestra espiritualidad, apostólica y mariana. Esta solicitud fue atendida a través del documento titulado Agua de la roca – Espiritualidad marista que brota de la tradición de Marcelino.En los años sucesivos, y en cumplimiento de diversas directrices capitulares, la Administración general puso en funcionamiento tres Secretariados. Junto al de Solidaridad, que ya existía, se formaron los nuevos de Laicado marista, Vocaciones, y Uso evangélico de los bienes, con intención de dar un mayor empuje a estas importantes áreas de la vida del Instituto. También se planeó la preparación de un documento que estudiase la identidad del laico marista. A estas iniciativas hay que añadir el envío de varias circulares, así como de un cierto número de cartas, algunas dirigidas a toda la familia marista y otras solamente al conjunto de los hermanos, o a concretos grupos por edades, o según el apostolado que unos y otros realizan.El año 2006 nos brindó el hermoso testimonio de 150 hermanos que voluntariamente mostraban su disposición a iniciar un discernimiento misionero, de cara a un nuevo proyecto ad gentes, orientado hacia el continente asiático. Con ello atendíamos la llamada universal que en su día hizo el papa Juan Pablo II a todas las congregaciones religiosas.En septiembre de 2007, tuvo lugar en Mendes (Brasil) una Asamblea internacional a la que, por primera vez en nuestro itinerario como Instituto, acudieron hermanos y laicos de todas las latitudes, comprometidos en la misión marista. Poco después, eran beatificados en Roma 47 hermanos que sufrieron persecución y muerte violenta en la guerra civil española. Su beatificación estuvo enmarcada en una ceremonia que abarcaba un grupo total de 498 mártires, cuyas vidas fueron sacrificadas en un contexto semejante. Meses más tarde, daban comienzo en la casa madre del Hermitage las obras de reforma, emprendidas con ánimo de disponer ese tesoro de familia para una proyección pastoral más acorde con estos tiempos. Como bien sabemos, está prevista una completa remodelación del edificio central, y la construcción de un nuevo pabellón de servicios, adaptado a las necesidades actuales.Este sencillo repaso de los frutos de los Capítulos anteriores, así como de otros encuentros y de las circunstancias que les rodearon, nos sirve como útil hoja de ruta para recorrer nuestra historia marista. En cada punto del camino podemos ir viendo cuáles eran las principales preocupaciones que sentían los capitulares en aquellos momentos, y de qué manera influía la marcha de los acontecimientos en el desarrollo de sus trabajos en cada época concreta, quedando siempre patente la buena voluntad y el empeño de todos los miembros por encontrar las respuestas adecuadas.Enredados en la maraña de los espectaculares cambios sociales que se produjeron en muchas partes del mundo en los años posteriores al Concilio Vaticano II, quizá no pudimos advertir plenamente la existencia de otros elementos, igualmente importantes, aunque no tan estridentes, que también han ejercido un poderoso influjo en la mentalidad de hoy. ________________H. Seán Sammon, Superior general, Corazones nuevos para un mundo nuevo, Circulares T 31 p. 15-18

 

XX Capítulo - 2001, Roma

 

Gobierno del Instituto (2001 - 2009)