Inicio > Noticias > Estados Unidos: Atkins será condendo porque se ha vuelto intelligente

Llamadas del XXII Capítulo General

 


 



NoticiasElegir

  • Noticias
  • 2018 | 2017 | 2016 | 2015 | 2014 | 2013 | 2012 | 2011 | 2010 | 2009 | 2008 | 2007 | 2006 | 2005 | 2004
  • Más populares | Estadística
  • Calendario
  • Última noticia

 


Conectarse

Hermanos maristas

RSS YouTube FaceBook Twitter

 

Foto de hoy

Cuba: Escuela de Líderes, Cienfuegos

Hermanos maristas - Archivo de fotos

Archivo de fotos

 

Últimas novedades


FMSI


Archivo de novedades

 

Calendario marista

16 agosto

Santos: Esteban de Hungría, Roque, Teodoro

Calendario marista - agosto

Ojo por ojo, y en breve el mundo será un mundo de ciegos

 

Archivo

Atkins será condendo porque se ha vuelto intelligente

23/10/2005: Estados Unidos

Un muchacho negro que espera en la celda de la muerte el día de su ejecución en una cárcel de Virginia (USA), no sería “noticia”, a lo sumo una más entre las muchas historias de condenados al suplicio en el nombre de la ley que hace rebelarse a toda conciencia ciudadana. Pero la historia de Daryl Atkins aporta un punto de crueldad que es muy preocupante: el condenado es un retrasado mental (mentally retarded).
Tenía 18 años cuando mató a un hombre para robarle 200 dólares. En el proceso se le diagnosticó un coeficiente intelectual de 59 sobre 100, pero aquel “cerebro de niño” no le evitó la condena a muerte. Fue la Corte Suprema la que le salvó del patíbulo en 2002, con una sentencia memorable que consideró la ejecución contraria a la Constitución porque ejecutar a un discapacitado mental suponía una “crueldad anormal”.
Pero aquello sólo fue una pausa: ahora el condenado ha sido de nuevo sometido a las pruebas de inteligencia, y un jurado ha decidido que su coeficiente intelectual ha subido a 76. Quizá los estímulos de los procesos, los recursos para escapar de la muerte, la lectura de los testimonios verbales, los encuentros con los abogados en el corredor de la muerte, le han aguzado su débil inteligencia hasta alcanzar el nivel fatal que lo convierte en “hábil” para la cita con el verdugo. Parece que es así y por lo tanto será ejecutado.
Se diría que la muerte decretada por ley contra un discapacitado mental no puede ser aplicada porque el que muere debe tener conciencia del dolor y de la muerte. Es la misma atrocidad con la que actuaban los verdugos en tiempos pasados cuando interrumpían los latigazos sobre el cuerpo del torturado que se desvanecía bajo el látigo, para seguir azotándole cuando volvía en sí.
Una justicia de este tipo, una naranja mecánica del ojo por ojo no sólo hiere la conciencia sino también la inteligencia. Y sin tocar el evangelio limitémonos a recordar lo que decía Ghandi: “Ojo por ojo, y en breve el mundo será un mundo de ciegos”.

2380 visitas