Inicio > Biblioteca > Boletín marista > Número 165 (21/10/2004)

 

 


Para recibir noticias sobre el Capítulo en su correo, haga clic aquí y rellene el formulario

 


 



 


Emili Turú - La Valla: casa de la luz

Emili Turú
Superior general



 

FMSI

Conectarse

Hermanos maristas

RSS YouTube FaceBook Twitter

 

Foto de hoy

Brasil: Encuentro de jóvenes maristas en Rio Grande

Hermanos maristas - Archivo de fotos

Archivo de fotos

 

Últimas novedades

Archivo de novedades

 

Calendario marista

20 septiembre

San Adres Kim y Pablo Chong y sus compañeros mártires
1936: fue asesinado en Barcelona el hermano Eusebio
2000 Juan Pablo II bendice la estatua de san Marcelino colocada en la fachada lateral izquierda de la Basílica vaticana

Calendario marista - septiembre

Boletín marista - Número 165

 

HERMANO CHRIS MANNION
21/10/2004

Bajar WORD

HERMANO CHRIS MANNION
1951 - 1994

La Provincia de Europa Centro-Oeste ha recordado el décimo aniversario de la desaparición del Hermano Chris Mannion. Hemos extraído algunos textos del “Boletín” de la Provincia (junio 2004, número 15) para adentrarnos más en el conocimiento de su rica personalidad.

Breve nota biográfica
El Hermano Chris Mannion nació el 15 de mayo de 1951 en Thornaby, Yorkshire (Inglaterra). Desde los once años, manifestó su deseo de ser Hermano Marista y misionero. Tras un año de postulantado en Bélgica y un año de noviciado en Dublín, hizo sus primeros votos en 1971. Más tarde, obtuvo el Diploma de Estudios Religiosos, seguido de la Licenciatura en Historia por la Universidad de Londres en 1975.
La labor misionera que realizó durante diez años en Bamenda (Camerún) estuvo marcada por un gran entusiasmo y entrega. A su regreso a Inglaterra en 1985, se preparó para ser maestro de novicios y asumió esta responsabilidad al año siguiente en Dublín. En marzo de 1991, fue elegido Provincial de la Provincia de Gran Bretaña y Camerún.
Dos años más tarde, fue elegido Consejero General del Instituto. Y fue durante una misión humanitaria en Rwanda cuando dio su vida al acudir en socorro de sus Hermanos el 1 de julio de 1994.

El Hermano Jacques Scholte, Provincial, ve a Chris como al Hermano que dio su vida por estar cerca de quienes estaban en dificultad.
... El 1 de julio de 1994, el Hermano Chris Mannion fue asesinado en un país que era entonces testigo de terribles acontecimientos, y que todavía hoy siguen dolorosamente grabados en la mente de su gente.
Hoy, diez años más tarde, la muerte de Chris puede servirnos de inspiración para reflexionar sobre la violencia fortuita y sin sentido que aún impera en el mundo. Ojalá que su muerte refuerce nuestras propias convicciones y que nos empuje a convencer a otros de que la violencia nunca llevará a la paz. El salmo 85 lo resume maravillosamente: “La paz es fruto de la justicia”. Nuestra principal tarea es la promoción de la justicia y es la única vía para alcanzar la paz. Sólo cuando se haga justicia a todo ser humano será posible vivir en paz los unos con los otros. Ésa será tu alegría, escribió un poeta holandés en una ocasión.
Durante el genocidio en Rwanda, el entonces Superior General, el Hermano Benito Arbués, y su Consejo estuvieron muy preocupados de la suerte que corrían los Hermanos que vivían y trabajaban allí y se interrogaron sobre cómo les podían demostrar que les importaban y que les querían ayudar. El Hno. Chris, que era Consejero general, se ofreció voluntario para ir a visitarlos y para hacerse presente entre estos Hermanos que habían sido testigos de pruebas terribles. Tales gestos de fraternidad se enraízan en la tradición marista. Marcelino nos enseñó a estar junto al hermano enfermo o necesitado. Chris aceptó conscientemente la invitación a hacerse presente en un lugar y en un ambiente en el que se necesitaba realmente ayuda...

En 1994, el Hno. Benito Arbués era Superior General. Así recordaba a Chris.
...Chris era “un hombre de una ardiente pasión”. Impresionaba su entusiasmo vital. En un extracto de su diario, fechado el 12 de mayo de 1994, dos meses antes de su trágica muerte, encontramos: “Cada vez estoy más convencido de que lo importante no es la duración de la vida sino la pasión y el compromiso con que se vive. Esta vida es un don que hay que disfrutar, que se debe utilizar al máximo, precisamente porque terminará en la muerte (MI MUERTE) en un día imprevisto. Tengo que vivir ahora este don de la vida sin preocuparme sobre lo que vendrá después. Si no fuera así, ¿cuál sería la razón de la Encarnación?”
Unas pocas páginas más adelante, escribe lo siguiente: “Estoy sintiéndome sorprendentemente vivo y rejuvenecido tras el partido de fútbol de esta tarde. Volví a casa totalmente agotado y bastante deshidratado – sintiéndome, sin embargo, tan vigoroso y VIVO. ¡Vaya regalo es el gozo físico puro del movimiento y la posibilidad de correr, saltar y tirar a portería!” (4 de junio de 1994)
Y tres semanas antes de que su vida terminara tan trágicamente, leemos: “Dennis Potter (el famoso dramaturgo inglés) murió ayer de cáncer. Su reciente comentario de que ‘el momento presente de cada cosa es absolutamente maravilloso’ es muy cierto. Dios está en el ahora. Cuando muera y el Señor me pregunte: ‘Chris, ¿gozaste de mi creación?’, quiero sentirme capaz de responder honestamente SÍ - y de haber VIVIDO plenamente antes de morir”. (8 de junio de 1994)

Chris fue un trabajador incansable que disfrutaba con lo que hacía y que se esforzaba en proporcionarse tiempo para el ocio.

______________________________________________________________

Un Hermano Marista que vivió con Chris en Bamenda (Camerún) habló con su madre, la señora Terry, sobre su hijo. Cuando se realizó esta entrevista, el padre de Chris, Harry, se encontraba en el hospital.

Señora Terry, se aproxima el décimo aniversario de la muerte de su hijo Chris en Rwanda. Debe de ser un momento emotivo y delicado para usted y su familia. Pero por el gran afecto que usted, Harry y yo nos profesamos, me siento con fuerzas para pedirle que comparta algunos de sus sentimientos con la Familia Marista a la cual usted está tan estrechamente unida.
Aún sentimos mucho la ausencia de Chris, pero somos conscientes siempre de su presencia entre nosotros.

Sé que su mayor pena es que el cuerpo de Chris nunca fue encontrado y que han hecho lo imposible por conocer el lugar de su enterramiento.
Así es; durante muchos años, hemos estado escribiendo mensualmente a las autoridades ruandesas después de que reconocieron que Chris había sido asesinado ciertamente y que estaba enterrado en Ruanda, pero nunca se han dado detalles sobre el lugar en el que yace su cuerpo.

¿Siente por ello algún resentimiento o amargura?
En absoluto. Una gran tristeza, sí, pero sin resentimiento. Permítame que le lea la carta que escribimos a las autoridades ruandesas en 1994: “Les estamos muy agradecidos por su pronta respuesta a nuestra petición de información sobre el destino de nuestro hijo, el reverendísimo Hermano Chris Mannion, F.M.S. - Consejero General de la Orden de los Hermanos Maristas.
Nos sentimos tristes y afligidos al saber que está muerto y enterrado en Ruanda y pedimos que el sacrificio de su muerte y la de los Hermanos Maristas, pueda, por la gracia de Dios, ayudar a traer paz y estabilidad a su país.
Ahora nuestro único deseo es poder trasladar su cuerpo a casa de modo que lo podamos enterrar y hallar paz. Sabemos que hay tragedias que suceden durante las guerras por accidente, miedo o malentendidos. No buscamos venganza. Chris fue un hombre lleno de amor a Dios. Su divisa fue la misericordia, la justicia y la paz.
Entre el personal militar involucrado en la batalla de Save del 1 de julio (1994) debe de haber alguno que sepa dónde yace su cuerpo. Denles autorización para que puedan desvelar esa información sin temor a represalias o recriminación, de modo que también ellos puedan encontrar la paz y la reconciliación. La paz comienza por el perdón. - Nosotros perdonamos. Que Dios bendiga a Ruanda y a su pueblo.
Les saludan confiada y respetuosamente, Terry y Harry Mannion”.

Una carta extraordinaria en verdad. ¿Existen monumentos conmemorativos?
Sí, como no hay una tumba que visitar, donde la gente pueda rogar a Chris por la Justicia y la Paz, las dos causas por las que él había trabajado, tenemos una placa conmemorativa en el altar de Nuestra Señora de nuestra parroquia de la Sagrada Familia, en la que en septiembre de 1994 celebramos una misa funeral en recuerdo de Chris, y a la que asistió gente proveniente de todo el mundo. Y en la Casa General de Roma, se le recuerda y honra a Chris en la Sala ‘Chris Mannion’. También en el cementerio de los Hermanos en Dumfries (Escocia) hay una cruz igual que la de otras tumbas, pero debajo de su nombre está escrito: “Su tumba sólo Dios la conoce”. A escasos metros de distancia hay también un banco conmemorativo como homenaje personal a Chris de parte de su familia.

Sabemos que su salud es delicada, y por ello quisiera preguntarle si hay algo más que usted quisiera añadir antes de concluir esta entrevista.
Sí, hay dos cosas. En nombre de mi esposo Harry y de mi familia, me gustaría decirles a los Hermanos Maristas de Ruanda que ocupan un lugar especial en nuestro corazón. Cada día rezamos por ellos y que cuando pensamos en Chris, recordamos también al Hermano Joseph que murió con él, así como a los Hermanos Etienne, Fabien, Gaspard y Canisius que perdieron sus vidas en otra zona del país hace diez años.
Finalmente quisiera añadir que nos sentimos muy agradecidos por el caritativo apoyo de la Familia Marista de todo el mundo. Sin ellos, nunca hubiéramos sobrevivido el pesar que nos produjo la trágica pérdida de nuestro querido hijo único, Chris.

Muchas gracias, señora Terry. En este aniversario especial, nuestro pensamiento y oración están más que nunca con todos ustedes. Nos sentimos orgullosos y honrados por tenerlos con nosotros como miembros de la familia de Marcelino.

3212 visitas