Inicio > Biblioteca > Boletín marista > Número 232 (26/01/2006)

 

 


Para recibir noticias sobre el Capítulo en su correo, haga clic aquí y rellene el formulario

 


 



 


Emili Turú - La Valla: casa de la luz

Emili Turú
Superior general



 

FMSI

Conectarse

Hermanos maristas

RSS YouTube FaceBook Twitter

 

Foto de hoy

Siria: Taller en el M.I.T. dirigido por el H. Georges Sabe - Alepo

Hermanos maristas - Archivo de fotos

Archivo de fotos

 

Últimas novedades

Archivo de novedades

 

Calendario marista

22 septiembre

Santos: Tomás de Villanueva, Inocencia
1948: primera fundación marista en Mozambique
1991 Primera fundación en Liberia, en la capital, Monrovia

Calendario marista - septiembre

Boletín marista - Número 232

 

Los pobres desde la óptica del P. Champagnat
26/01/2006

Bajar WORD

Hno. Benito Arbués - I Encuentro de Presencias y Programas Sociales en la Europa Marista (España, octubre 2005)


La opción preferencial por los pobres ¿es esencial al Instituto Marista o es algo coyuntural, una especie de hobby, que puede desaparecer sin afectar a la fidelidad al carisma?

San Agustín decía que la esperanza tiene dos hijas que actúan con decisión y audacia. Sus nombres son: cólera (pasión, ardor) para salir de la pasividad y dejarse tocar e interpelar por la realidad y valentía para no dejar que las cosas sigan siendo así, como si nada especial aconteciera.
El P. Champagnat sufre y tiene compasión ante el abandono de los niños del campo en la Francia del siglo XIX. Sufre ante la ignorancia religiosa y el abandono material. Aunque en la escuela primaria encuentra el medio para realizar ese trabajo educativo, no se ciñe a sólo programas escolares. Ante necesidades importantes creará espacios educativos para acoger huérfanos, niños abandonados, sordomudos, etc.
He comenzado esta reflexión con una pregunta. No me propongo responderla. Prefiero ofreceros información para que os la respondáis personalmente.
Al elaborar estas ideas que os brindo he tenido en cuenta, además de algunas obras básicas sobre el P. Champagnat, el suplemento de la Circular Espiritualidad Apostólica Marista del Hermano Charles (10/7/1993), la tesis de licenciatura del Hermano Alfonso García Parrado, de 1986: La pobreza del Hermano Marista y el libro Escuchemos a los pobres de Federico Carrasquilla (sacerdote del Prado).

I. DESDE LO QUE YO SIENTO Y VEO


Id y decid a Juan lo que habéis visto y oído: ciegos recobran la vista, cojos caminan, leprosos quedan limpios, sordos oyen, muertos resucitan, pobres reciben la buena noticia (Lc 7, 22-24)

La cuestión de la pobreza y de los pobres, es un tema que va y viene como lanzadera de telar. Y aunque nuestra lanzadera se mueve, a veces es poco lo que teje.
Sobre los pobres hablan políticos, sociólogos, las ONG, los hombres y mujeres que miran y aman el mundo desde la óptica del Evangelio de Jesús.
Hablar de los pobres no puede ser mero discurso para una persona cristiana. Es un tema que debiera tocar las convicciones de un discípulo de Jesús.
La pobreza y los pobres son una realidad evidente y visible en nuestro mundo. Ha cambiado el contexto, las manifestaciones y las causas. Las imágenes transmitidas por los medios de comunicación son bastante elocuentes. Ya no se puede ocultar la pobreza y la marginación. Acaso para los europeos, no son tan visibles los pobres porque los escondemos con subsidios sociales. Con esas ayudas pasan desapercibidos y conseguimos que inquieten menos a la sociedad. Además, buen numero de europeos vivimos bien y el medio social nos facilita ser menos sensibles ante la desigualdad, la necesidad y la marginación. Tengo la impresión que esa miopía evangélica también la padecen las Iglesias de Europa y por supuesto, la jerarquía eclesiástica como organismo colectivo.
Hoy no se niega la existencia de la pobreza pero va creciendo la indiferencia, en el sentido de apatía frente a los pobres. Hay una cierta tendencia de individualismo frente a los hechos y una falta de crítica ante los acontecimientos. Os invito a recordar el complejo fenómeno migratorio de la UE, las reacciones que han surgido ante el panorama de las vallas levantadas en Ceuta y Melilla o las deportaciones de inmigrantes devueltos al desierto en condiciones humanas muy sospechas.
Si en el pasado hemos teorizado para demostrar la relación de causa-efecto, entre estructuras y pobreza, y hemos expresado la caridad en gestos de justicia, hoy la gran tarea que tenemos es motivar la mutua implicación que debe darse entre evangelización y promoción humana en un contexto cultural de privatización y de dominio neoliberal.
Se dan diversas visiones sobre el pobre y la pobreza. Los pobres tienen rostros múltiples: pobreza material, humana, moral, intelectual. Rostros de excluidos laborales y económicos, de excluidos culturales, institucionales, territoriales, etc.

1. Concepto de pobre
En el concepto clásico europeo de pobre se parte del sentido original: pobre es el que carece de bienes materiales; pero inmediatamente se le da un calificativo moral; se miran esas carencias como algo malo. Ser pobre es una desgracia, es ser menos. En consecuencia la actitud ante la pobreza es que hay que suprimirla; se habla de causas pero no se presta atención a la condición del pobre como persona.
Tanto las causas como las respuestas que se dan son variadas. Se es pobre:
· Porque Dios nos hizo así, a unos ricos y otros pobres; ese es el destino.
· Por mala voluntad de las personas (ante todo del rico; también por causa de la pereza del pobre que no trabaja y no sabe ahorrar)
· Por causa del sistema social (Marx)
En ese concepto tradicional, la pobreza es lo que impide la realización de la persona y por eso hay que eliminarla. El pobre será persona en la medida en que se le arranque de su condición de pobre. La consecuencia de esa valoración es buscar soluciones para suprimir las carencias materiales del pobre. Y las opciones se corresponderán, en parte, con la opinión que se tenga del concepto pobreza y de sus causas. Entre las soluciones más conocidas menciono:
a) Beneficencia, asistencia, caridad: Surge la compasión paternalista de atender al pobre porque le tocó ese destino desgraciado
b) Otra actitud es la de conversión y educación del rico para que ayude al pobre. Y así lo asumen los colegios católicos que de modo preferente se dedican a la clase pudiente. Hay instituciones religiosas que cuando se les cuestiona por qué no tienen proyección social responden que sí la tienen y que buscan la conversión del rico; si éste se convierte habrá cambios espectaculares en el orden mundial.
Si se presupone que la causa de la pobreza se debe a la negligencia y mala voluntad del pobre, el trabajo se centra en su promoción y educación, enseñándole a ser responsable, para que ahorre y abandone malas costumbres...
c) En ocasiones se opta por la revolución social y el cambio de orden mundial. Su representante más genuino es Marx.

2. Nuevas explicaciones sobre la pobreza
Aunque la concepción clásica llevaba implícita una valoración negativa del pobre, van surgiendo nuevas explicaciones al interior de cada uno de los planteamientos antes mencionados y pretenden dignificarlo como persona que es. Indico tres tendencias:
a) Se contempla al pobre con visión humanista que valora la persona. En su condición de pobre no vale, pero como persona sí. Basta recordar expresiones como éstas: Soy pobre pero honrado. Soy pobre pero de buena familia. Vivo en un barrio popular pero soy buena persona. Lo curioso de estas frases es que nunca se dicen del rico, porque al rico se le reconoce su identidad, un estatus de dignidad, de respeto y de buen concepto. Por el sólo hecho de ser rico merece que le traten como tal. El rico no tiene que insistir en su condición de honradez y dignidad, el pobre sí. A nadie se le ocurre decir:Yo vivo en un barrio rico pero soy honrado y justo.
b) La valoración religiosa. Es muy sutil y se basa en reconocer en el pobre a Dios, a Jesús. El pobre como tal no vale, pero como a Dios se le ocurrió hacerse pobre pues lo que hagáis al pobre y al pequeño a Mí me lo hacéis (Mt 25, 40). En consecuencia hay que amar al pobre por amor de Dios. Es importante preguntarnos: ¿por qué Dios escogió a los pobres como predilectos?... Al cristiano le cuesta descubrir que el pobre vale, no sólo como persona, sino en su condición de pobre.
c) La valoración política del marxismo reconoce la clase pobre como colectivo y fuerza política, pero no como personas. En consecuencia excluye al miserable y marginado como algo desechable. Marx lo designaba con la palabra lumpen (trapo sucio) .

3. El concepto clásico de pobre es insuficiente. Están surgiendo nuevos planteamientos. Entre otros:
· El pobre no se debe desclasar. Cuando salga de su condición no debiera renegar ni avergonzarse de su grupo, ni tomar actitudes de buscar más, tener más. Ni ostentar las marcas más caras para presentarse en sociedad, compensando así su carencia anterior.
· Es preciso que él mismo sea sujeto de su propio desarrollo.
· El pobre debe mantener su identidad de pobre.
· Hay que hacerse como los pobres, hay que vivir como los pobres. ¿Qué se quiere decir con esto?.

4. Concepto actual del pobre
Nadie se educa solo, nadie educa a otro, todos nos educamos con los otros (Freire)
Los cristianos de América Latina han hecho valiosas aportaciones a la Iglesia universal, tanto en la dimensión pastoral como en despertar la conciencia de la justicia social o del respeto y dignidad de los pueblos y culturas indígenas. Una aportación es la nueva lectura y comprensión de la pobreza. Ésta no es una condición simplemente material, es una condición existencial. La persona por causa de algunas carencias materiales se siente destruida porque no es reconocida como persona. Aunque la destrucción del pobre es inseparable de sus carencias, no se identifica con ellas, porque tener carencias no siempre produce destrucción. Basta recordar que hay personas que libremente optan por dejar seguridades materiales importantes, viven con sobriedad, careciendo de cosas que pueden parecer indispensables y no por ello pierden calidad de vida, más bien se sienten liberadas.
En cambio, el pobre, ciertamente, es el que carece de bienes materiales pero a esa situación no se le da valoración moral, es un simple dato de existencia. Se trata de ver qué significan esas carencias y qué efectos le están produciendo a la persona pobre. La carencia de bienes materiales hace que la persona mire la realidad de una manera peculiar. La actitud con que se mira el mundo y las personas no es la misma si se mira desde un mercedes, desde una bici o caminando lleno de barro. La carencia tiende a producir destrucción o deterioro, por ejemplo la desnutrición.
En la visión clásica del mundo pobre, el problema se enfoca desde lo económico y todo el análisis sólo se hace desde las carencias mismas. El pobre aparece como no ser un hombre En la nueva visión latinoamericana, el análisis del mundo pobre está centrado en las consecuencias de esas carencias y en la destrucción que producen.
Esto tiene consecuencias para un trabajo de promoción humana y de evangelización. Porque no se trata de comenzar por lo económico, sino conociendo y valorizando la visión del mundo que tiene el pobre y atacando su destrucción. Se trata de desplazar el problema de lo material y económico a lo existencial y desde ahí se mirará lo material.
De este modo se ayuda a tener una imagen positiva de la persona pobre. Tiene algo que lo caracteriza y lo identifica como pobre: su visión del mundo, y a la vez tiene la tarea de liberarse del deterioro físico o existencial (de sus carencias). La destrucción no es marca, sino tarea. Y esta tarea es el propio pobre quien la debe realizar; pero ha de realizarla con la ayuda de otros. Es él quien ha de asumir sus valores y afrontar su propia liberación. Se le pueden dar ayudas para desarrollar su visión del mundo y luchar contra su propia destrucción, pero es él mismo quien tiene que desarrollarse y crecer. Las ayudas que se le den sólo servirán si promueven al pobre a ser más persona, no a tener más, ni a ser más rico.
Estos planteamientos requieren desarrollar ciertas actitudes en toda actividad que se realice con el mundo de la pobreza, como pueden ser:
· Dar prioridad a la relación interpersonal de respeto, valoración, comprensión.
· Enfrentar, ante todo, las necesidades básicas.
· En la ayuda al pobre hay que distinguir entre dar y compartir, entre asistir y ayudar.
Por supuesto que en la medida que comprendamos al pobre iremos descubriendo una clave para entender al rico, porque tener y poseer, en sí mismo no es bueno ni malo; es un dato existencial. Para valorarlo hemos de ver los efectos que la riqueza produce en la persona rica.

II. LOS POBRES EN LA ÓPTICA DEL P. Champagnat


Nos comprometemos, bajo la protección de la bienaventurada Virgen Maria, a la instrucción cristiana de los niños del mundo rural… En segundo lugar nos comprometemos a enseñar gratuitamente a los indigentes que nos presentará el señor Cura del lugar. (Promesas de los primeros Hermanos).
La instrucción de los niños en general y en particular de los pobres huérfanos es el objetivo de nuestra Institución (Prospecto de 1924)
Nuestra obra está enteramente dedicada al interés de los niños pobres del campo y de las poblaciones pequeñas. Con el menor costo posible nos esforzamos para procurarles la instrucción religiosa y cristiana que los Hermanos de las Escuelas Cristianas ofrecen, con tanto acierto, a los niños pobres de las grandes ciudades (Carta 319 dirigida al obispo de Arras)

1. Textos que nos muestran el pensamiento de Marcelino:
En un anexo encontraréis varios textos originales del P. Champagnat y de los primeros Hermanos sobre: La finalidad del Instituto, la confianza en la Providencia, su amor a los pobres, su atención a los huérfanos y sordomudos, la preferencia por las escuelas gratuitas, la voluntad decidida de no ser propietario de las escuelas y colaborar con la Administración Pública, porque así tenía mayor libertad de servicios. Uno de sus criterios era ir a escuelas que ya existían y no funcionaban bien. También encontrareis algunos testimonios de los primeros Hermanos, y nos recuerdan que eran pobres, recibían a los pobres (niños y ancianos), compartían con los necesitados y todo lo tenían en común.

2. Los rostros de niños que interpelaron a Marcelino
Os invito a recordar un momento los niños que encontró Marcelino en su vida y qué sentimientos se le despertaban ante el rostro de cada uno de ellos. Imaginad esos encuentros de Marcelino:
Los niños de la aldea de Rosey, los de La Valla y alrededores, los que vinían al catecismo mucho antes de amanecer, los tímidos, los que como él sufren la experiencia del fracaso escolar, las pandillas, los jóvenes obreros, los abandonados, los huérfanos, los rebeldes, los sordomudos, los Montagne, los de las escuelas de los Hermanos, los niños pobres del campo y de las ciudades pequeñas, los de Bourg Argental y de Vauban, los niños de países donde Jesús no es conocido…

3. La tradición marista
El tema de pobreza y de pobres ha sido una preocupación. No siempre las soluciones han sido coherentes y acertadas. El artículo 66 de las Constituciones de 1854 pedía a cada Capítulo General examinar cómo estaba el Instituto respecto a la pobreza y si había descuidos no podía terminar sin dar soluciones. A continuación ofrezco algunos rasgos más significativos de nuestra evolución:
a) Referencia a varios Capítulos Generales
En el V Capítulo General de 1867-68, el Hermano Luis Maria da gracias al Señor por la prosperidad del Instituto. Considera el buen estado financiero como una bendición de Dios y cumplimiento de la palabra evangélica: recibir el céntuplo en esta vida (Mt 6, 33).
En el IX Capítulo General de 1893, se lee la carta que el Hermano Luis Maria dirigió al Hermano Pascal en febrero de 1862. Después de la lectura, el Hermano Superior general manifiesta que la pobreza se mantiene en su integridad y se insiste en la pobreza personal (peculio y algunas irregularidades). El Capítulo General mantiene que no puede admitir la especie de comercio que se ha establecido para financiar la formación o cualquier obra buena.
El XII Capítulo General de 1920 suprime de las Constituciones la expresión principalmente los niños del campo (Art.2). Reconoce que el Instituto está más extendido en las ciudades que en los pueblos y por tanto no tiene sentido mantener esa indicación.
Este mismo Capitulo suprime el artículo 66 de las Constituciones de 1854 que pedía que El Capitulo General examinara la situación del Instituto respecto a la pobreza y, caso de encontrar descuidos, no debía terminar sin poner remedido
El XIII Capítulo General de 1932 proponer crear una escuela gratuita para niños pobres junto a las de pago muy florecientes. Un capitular suscita el tema de si el Instituto se mantiene fiel al P. Champagnat en la atención a los pobres y si los Hermanos se ocupan de la clase obrera. Se constata con satisfacción que el número de escuelas gratuitas sobrepasa considerablemente a las de pago.
El XIV Capítulo General de 1946 insiste en crear escuelas gratuitas junto a las de pago.
En el XVI Capítulo General de 1967-68, todo gira sobre la actualización de las Reglas y Constituciones. Uno de los temas más trabajados y discutidos fue el de las tareas apostólicas: los destinatarios de nuestra misión y quiénes son los menos favorecidos.
El Hermano Basilio Rueda escribía a ese respecto: Creo que si hay un punto en el cual el Fundador nos llamaría seriamente la atención y nos invitaría a reaccionar, es sobre los pobres y marginados… (Circulares vol. XXIV, p. 442-443)
El XVII Capítulo General decide orientar de manera efectiva el Instituto hacia los pobres y las misiones según lo expresado con entereza por el Hermano Basilio Rueda al comienzo de su primer mandato (Actas Capitulares, p. 50).
En los Capítulos generales que han seguido al de 1968 el tema de misión y de atención preferente a los pobres ha estado muy presente, con propuestas claras y decididas.
b) La pobreza personal ¿eje central?
A lo largo de la historia la reflexión sobre pobreza se ha ido centrando en aspectos ascéticos y económicos personales. Eso ha dificultado comprender la pobreza en su totalidad. Decía el P. Champagnat: si perdemos el espíritu de nuestro estado y la finalidad que perseguimos, estaremos de más.
A partir del XIII Capítulo General (1932) se comienza a plantear con más fuerza el aspecto de las tareas apostólicas (escuelas gratuitas y servicios educativos). Sin embargo la insistencia en una pobreza personal centrada en normas, ascesis, peculio, viajes, uso de objetos personales, etc., opaca el planteamiento de una pobreza institucional y de una simplicidad de vida en función de la misión y de los pobres como destinatarios preferidos.
Los motivos por los que se invita a economizar se apartan mucho del espíritu inicial que consistía en vivir con sobriedad para poder ofrecer más servicios a los pobres. Respecto a la pobreza se da una viscosidad de situaciones en la manera de afrontarla. Por ejemplo, el Hermano Luis Maria en fecha 10/2/1862 en carta al Hermano Pascal le dice: No cabe duda que Saint-Genis-Laval y en especial la capilla se apartan del espíritu de pobreza del Instituto. No deben repetirse este tipo de construcciones. Y seguidamente invita a los Hermanos a que acudan en ayuda de la Congregación porque se han contraído muchas deudas.
El Hermano Estratónico en su circular del 2/2/1911, y preparando el primer centenario del Instituto, propone celebrarlo con la sencillez que se hizo con motivo de la aprobación oficial del Instituto e invita a los Hermanos a una reflexión profunda sobre la mencionada carta del Hermano Luis María al Hermano Pascal. Pero a continuación hace una llamada a todos los Hermanos para que hagan todo lo posible por economizar. ¿Con qué objetivo? Sencillamente para ayudar a construir la capilla del colegio San Leone Magno de Roma. Capilla, dice, que sea suficientemente amplia, bella y rica, como quería nuestro Fundador, de manera que se pueda ofrecer como un buen regalo con ocasión de su beatificación y sirva como monumento celebrativo del primer centenario del Instituto (Cf. Circulares v. XI, p. 533).

III. MIRAR, CONTEMPLAR, AMAR EL MUNDO. ¡ACTUAR!


Es importante examinar cada año, en comunidad, si las actividades y proyectos que realizamos son coherentes y respetan suficientemente las prioridades de la provincia y la preferencia del Fundador por los más desatendidos (Cf. Constituciones, n.58.1). Para ello necesitaremos estar atentos a la realidad de nuestro mundo:
¿Qué veo? ¿Desde dónde miro? ¿Qué filtros tengo? ¿Qué quiero ver: la realidad o lo que me conviene? ¿Qué me impide mirar y contemplar con ojos de evangelio? ¿Qué me dice Dios al contemplar los niños y jóvenes en Europa?

1. Actuar
La UNESCO promueve el reconocimiento de algunas instituciones que se destacan por su dedicación solidaria y por la promoción de programas culturales en ambientes necesitados y marginados. Hace unos años los Hermanos de La Salle fue la Institución elegida entre varias candidaturas. Recientemente, en España, se ha concedido el premio Príncipe de Asturias de la Concordia 2005, a las Hijas de la Caridad por su excepcional labor social humanitaria en apoyo de los desfavorecidos y por su promoción, en todo el mundo, de los valores de la justicia, la paz y la solidaridad.
Personalmente siento envidia, no tanto por recibir uno de esos galardones, sino por contemplar un currículum marista de esa calidad y con tantas obras sociales como parece tienen esas dos congregaciones.

2. Actuar en y desde la escuela formal
A modo de ejemplo sugiero algunas posibilidades:
a) Formar un corazón solidario: Ante todo se trata de formar un corazón solidario, a través de todo medio educativo, bien sea en educación formal o en programas sociales, en experiencia extraescolares abiertas o en grupos de vida cristina.
La solidaridad no sólo son proyectos, es un estilo y un talante de vida. Se hace estilo decidido porque comporta una manera de ser, una mentalidad frente a los acontecimientos y un modo de actuar ante situaciones concretas. La solidaridad es un concepto relacional que se verifica en actos concretos.
El lenguaje de la solidaridad y de la sobriedad, requieren reeducar los impulsos de competitividad y de avidez consumista. Pero para cultivar sentimientos que cambien el pensamiento y el corazón, se requieren experiencias, contacto vivencial con la necesidad y el dolor. Se trata de ayudar a los jóvenes a ver y a sentir con, a dejarse tocar por el dolor, el sufrimiento y la marginación, a experimentar en contacto con esa parte de pobreza que está en nuestras ciudades, aunque a penas se muestre visible.
b) Acoger al pobre dentro de la escuela: con frecuencia la escuela católica europea no abunda en alumnos pobres o procedentes de la inmigración. Esta limitación se debe al emplazamiento de la escuela, a la estricta zonificación escolar, al coste escolar o a la falta de imaginación y sensibilidad. Es más problema que haya alumnos al borde del fracaso escolar, discriminados o excluidos porque son expulsados o rebotados de un centro a otro.

3. Actuar con programas especiales de educación informal
Intuyo que los programas y presencias sociales presentes en este Encuentro Europeo Marista tendrán corta duración. Y ello se debe a que las necesidades cambian de prisa, se desplazan geográficamente o aparecen otras nuevas. Me parece que los programas que esta tarde hemos compartido no celebrarán su centenario.
Eso requiere por parte de los (y las) maristas, flexibilidad y movilidad en las estructuras, atención a las necesidades reales y creatividad. La fidelidad es dinámica y la caridad ha de inventar nuevas formas de expresión. No se trata de repetir o mantener el pasado para situaciones nuevas. La fidelidad impulsa a la búsqueda y creatividad. Y esa actitud no es abjurar del pasado sino vivir el presente de tal forma que privilegia el futuro. Necesitamos ser intuitivos ante nuevas necesidades urgentes y puntuales, pero también hemos de ser muy creativos para descubrir nuevas fórmulas de gestión y de financiación.
Se trata de crear y dar respuestas acertadas a las necesidades, implicándonos personalmente en esos programas especiales. No limitarnos a ser gestores; hemos de mojarnos para llevarlos a término y dar respuestas a los niños y jóvenes pobres porque son nuestros preferidos.
¿Dónde están los Montagne? ¿Quiénes son los huérfanos de hoy? ¿Quiénes y cómo son los sordomudos de nuestra sociedad? ¿Quiénes son y dónde están los jóvenes en riesgo? ¿Quiénes son los jóvenes abandonados cuya situación golpeaba el corazón de Marcelino?
Me parece rica la variedad de programas y presencias sociales de quienes estamos en este Encuentro Europeo Marista. Pero me parece mucho más interesante y maravilloso el espíritu, la serenidad y el optimismo que todos y todas sentimos al recordar lo que hacemos y vivimos. Desde que hemos comenzado nos comunicamos ilusión y entusiasmo a pesar de las limitaciones de los idiomas. El optimismo con que vivimos es un signo de esperanza ante las posibilidades que intuimos.
Por todo ello vale la pena dar gracias a María, la Buena Madre, y pedirle que siga presente en nuestras personas y proyectos.

PARA LA REFLEXION PERSONAL


Por un momento recuerda dos o tres textos de la Sagrada Escritura que inspiran y dinamizan tu vida.
¿Cómo te dejas afectar por los programas sociales en que estás comprometido/a? ¿Cómo modifican tu estilo de vida personal (y comunitaria)?
¿Qué aspectos del P. Champagnat (actitudes, hechos, ideas…) te resultan más sugerentes e inspiradores para revitalizar la misión marista en Europa?

3736 visitas