Inicio > Biblioteca > Boletín marista > Número 303 (19/07/2007)

 

 


 



 


Ernesto Sánchez, Superior general

El nuevo comienzo ya ha comenzado
H. Ernesto Sánchez, Superior general



 

FMSI

Conectarse

Hermanos maristas

RSS YouTube FaceBook Twitter

 

Foto de hoy

Australia: Pastoral de la Juventud Marista de Adelaide

Hermanos maristas - Archivo de fotos

Archivo de fotos

 

Últimas novedades

Archivo de novedades

 

Calendario marista

23 noviembre

Santos: Clemente, Lucrecia, Columbano

Calendario marista - noviembre

Boletín marista - Número 303

 

Asamblea Europea de la Misión Marista
19/07/2007

Bajar WORD

Del 5 al 8 de julio, en Guardamar, se tuvo la Asamblea Europea de la Misión Marista. El encuentro se celebraba después de que cada una de las 5 provincias maristas del continente hubiesen llevado a cabo sus respectivas asambleas. Esta etapa continental es previa a la Asamblea Internacional de Mendes, que será en septiembre.

Hubo en Guardamar una participación de 112 maristas, hermanos y seglares, procedentes de diversos países. Eso requirió el apoyo de cinco traductores de sala. La provincia Compostela envió 22 representantes; la de Europa Centro Oeste, 13; la provincia Ibérica, 23; la provincia L’Hermitage, 21, la Mediterránea, 22. Junto con ellos había seis miembros de la Casa general, hermanos y seglares.

La apertura del encuentro fue hecha por el H. Joseph McKee, provincial de Europa Centro Oeste y actual presidente de la Conferencia marista europea. Él nos habló de la necesidad de encontrarnos como continente y pensar juntos en los desafíos que ahora se nos presentan, y a los que hay que dar una respuesta de acuerdo con el carisma de Marcelino Champagnat. Recordó también la llamada del Superior general: dar a conocer a Jesucristo y hacerlo amar. Terminó pidiendo a todos un esfuerzo para que la asamblea aportase nuevas ideas que ayuden a llevar a la realidad el sueño marista en la Europa de hoy.

Durante los días del encuentro, el método preferido fue el de compartir. Hubo tiempo en los grupos y en los plenarios para exponer las propias experiencias e ideas, junto con las de los respectivos grupos que se habían formado. El trabajo realizado en las cinco provincias quedó reflejado en una síntesis de las conclusiones de todas ellas, material que sirvió como punto de partida de las sesiones a través de cinco preguntas que el equipo coordinador propuso para su análisis:
* ¿Como evangelizar hoy a los 80.000 niños y jóvenes que estamos educando en Europa?
* ¿Dónde están esos niños y jóvenes de Europa en estos momentos, y cómo nos acercamos a ellos?
* ¿Cuáles son los aspectos comunes y específicos de la vocación marista del hermano y del seglar?
* ¿Qué formación necesitan los maristas de Europa para servir a la misión hoy?
* ¿Qué tipo de comunidad marista debemos asegurar para impulsar nuestra misión?

El debate fue intenso y abrió muchas perspectivas. Los hermanos Pau Fornells y Emili Turú contribuyeron a la reflexión a través de un diálogo en el que abordaron particularmente la cuestión de la identidad marista.

Uno de los frutos de la Asamblea fue el documento en el que se plasmaron 17 retos:

1. Optar con decisión por los niños y jóvenes con más problemas en el seno de nuestras obras educativas formales.
2. Implicar a personas de nuestras obras educativas formales, dinero y estructuras al servicio de una obra de carácter social.
3. Promover la educación en favor de la justicia y de la solidaridad en todos los ámbitos en que estamos implicados.
4. Optar, a nivel provincial, por una mayor presencia de hermanos y de laicos en ambientes de marginación.
5. Crear una red de obras y proyectos sociales maristas que contribuya, por el compartir y la formación, a profundizar nuestras respuestas a los niños y jóvenes más necesitados de Europa.
6. Ser testimonios coherentes del mensaje del evangelio, tanto personal como comunitariamente, de forma que las obras y presencias maristas sean profundamente evangelizadoras.
7. Potenciar la vitalidad de las obras y presencias con la existencia de núcleos maristas (hermanos, laicos, comunidades), que vivan y animen la misión con profundidad.
8. Evaluar de forma sistemática y profunda los proyectos y procesos pastorales de las obras maristas, considerando su contexto y realidad.
9. Integrar a las familias en el proceso de transmisión de la fe.
10. Conocer y compartir las experiencias sobre trabajo pastoral y evangelización existentes en Europa y que pueden ser válidas para aplicarlas.
11. Caminar hacia la corresponsabilidad en la animación de las obras, que denote un compartir real de la misión.
12. Crear espacios de encuentro, a nivel local, provincial y del Instituto, donde laicos y hermanos podamos compartir lo que vamos descubriendo como maristas.
13. Favorecer la constitución de grupos maristas, fundados en el corazón de Champagnat, que sean cercanos a las personas y realidades en las que se insertan.
14. Suscitar en hermanos y laicos la necesidad de una formación y marista permanente que les ayude a crecer como personas y les posibilite dinamizar diferentes procesos.
15. Diseñar, a nivel provincial e interprovincial, procesos de formación conjunta y específica (hermanos y laicos), que ayuden a descubrir, crecer y profundizar en las dimensiones humana, cristiana y marista, respetando las diferencias y la diversidad.
16. Encontrar un proceso que ayude a los seglares a definir su vocación y la vinculación al Instituto marista. Caminar con audacia y esperanza.
17. Dar a conocer y promocionar la vocación marista, de hermanos o laico/a, como un camino para vivir plenamente la vocación cristiana en el mundo hoy.

Estos tres días de encuentro nos mostraron que los maristas de Europa se esfuerzan, con cariño y dedicación, por mantener el ideal de Marcelino y del Evangelio vivos en el continente. Hay mucho ánimo. Al propio tiempo se constata que es necesario tener audacia. Se advierte valentía en la alegría del encuentro y al compartir el camino recorrido. Ahora pasamos la palabra a Mendes, donde Europa estará representada por 14 hermanos y seglares.

3375 visitas