Inicio > Biblioteca > Boletín marista > Número 317 (22/11/2007)

 

 


Para recibir noticias sobre el Capítulo en su correo, haga clic aquí y rellene el formulario

 


 



 


Emili Turú - La Valla: casa de la luz

Emili Turú
Superior general



 

FMSI

Conectarse

Hermanos maristas

RSS YouTube FaceBook Twitter

 

Foto de hoy

Australia: Parramatta Marists, Cerdon College y Marist College Kogarah donan ropa a Marist 180

Hermanos maristas - Archivo de fotos

Archivo de fotos

 

Últimas novedades

Archivo de novedades

 

Calendario marista

23 septiembre

San Pío de Pietralcina, Lino, Tecla

Calendario marista - septiembre

Boletín marista - Número 317

 

Marcelino Champagnat, un santo para nuestro tiempo - Entrevista con el H. Jacques Larouche
22/11/2007

Bajar WORD

Lo que viene a continuación es el resumen de una entrevista realizada al autor de un libro sobre San Marcelino Champagnat, publicado recientemente. Se trata de uno de sus discípulos, el H. Jacques Larouche, anteriormente Provincial de Québec, Canadá.

H. Jacques, ¿cuándo le vino la idea de escribir un libro sobre Champagnat?
Después de más de veintiocho años de actividad apostólica y siete con la responsabilidad de la Provincia de Québec, sentí que había llegado el momento de hacer un alto en el camino y resituar mi vida espiritual. Me había pasado la gran parte de la vida al servicio de los demás o entregado a mis deberes administrativos, y sentía la necesidad de “actualizarme”, por usar un término más acorde con la moderna tecnología.

¿Cómo le fue en esa “actualización”?
Por suerte, disfrutaba de buena salud, y como me apremiaba el deseo de descubrir o profundizar en mi vida espiritual, me fui a hacer una experiencia de desierto para tratar de ver qué era lo que Dios quería de mí en esos momentos de mi vida. Casualmente me encontré con el Director del “Centro Éfeta” en Chicoutimi, el padre Simon Dufour, sacerdote diocesano, que me aconsejó que hiciera una diplomatura en antropología espiritual en su centro. Los cursos que allí se imparten vienen patrocinados por la Universidad de Sherbrooke, y están especialmente adaptados para personas de una cierta edad, jubilados o los que se van a jubilar pronto.

¿No le asustaba la idea de regresar a la escuela, a su edad?
En absoluto. Enseguida me di cuenta de que lo que el centro me ofrecía era una buena respuesta a lo que yo esperaba, es decir, una antropología espiritual dentro de un marco pedagógico, junto con ejercicios espirituales basados en una visión teológica que estaba centrada en la integración de todos los aspectos de la vida. Allí me di cuenta de la posibilidad que tenía de desarrollar los sentimientos de mi “corazón” para el servicio de los demás. Permítame que cite a Pascal: “Es el corazón el que reconoce a Dios, no la mente”. No me preocupaba la obtención del diploma, lo que quería era descubrir lo divino dentro de mi yo interior, y poner a Dios en el centro del servicio a los demás. Con estas ideas en la cabeza, no había ningún miedo a asistir de nuevo a la escuela.

¿Por qué eligió, más concretamente, al P. Marcelino Champagnat, para su estudio?
Como hijo de Champagnat, siempre me he sentido fascinado por la profundidad y sencillez de la espiritualidad del Padre Champagnat. El Papa Juan Pablo II, al declararle santo, estaba diciendo a los maristas que le dieran a conocer en la Iglesia. Yo abordé la espiritualidad del Padre Champagnat desde un triple objetivo, a saber, descubrir esa espiritualidad, profundizar en ella, y averiguar cómo se fue transmitiendo a través de sus primeros discípulos. Ése es el camino que seguí para ahondar en mi conocimiento de la espiritualidad de Champagnat, una espiritualidad del corazón.

¿Cuánto tiempo le llevó este proyecto?
Descubrir a Champagnat a través de su espiritualidad del corazón ha sido una tarea en la que me he empleado a fondo durante estos tres últimos años. Mi eslogan en todo este período ha sido “ora et labora”. Me parecía que era la mejor fórmula para adentrarme en la herencia espiritual del fundador de los Hermanos Maristas. Espero que el tiempo invertido en la oración y contemplación de la vida del fundador y sus primeros discípulos, así como la subsiguiente publicación del trabajo, sean una fuente de inspiración que invite a seguir más de cerca los pasos del P. Champagnat. Invitación dirigida a las personas y a las comunidades, a los hermanos y a los seglares. A todos los que se sienten atraídos por esta espiritualidad de Marcelino que es, insisto, una espiritualidad del corazón.

Uno de los frutos de ese “ora et labora” ha sido la publicación de un libro que se titula: “Un santo para nuestro tiempo - Marcelino Champagnat, maestro espiritual”. ¿Qué es lo que se contiene en esa obra?
El libro consta de cinco capítulos que pueden ser leídos y orados por separado. En los tres primeros capítulos se subraya la espiritualidad orante del P. Champagnat, tal como la testimonian varios de los primeros hermanos. En el capítulo cuarto se presenta una manera de meditar y contemplar a través de las Constituciones y Estatutos de los Hermanos Maristas, desde los comienzos hasta ahora. En el último capítulo se hace una descripción de los efectos terapéuticos que la oración puede traer a la vida de las personas.

¿Quiénes son sus potenciales lectores?
Esta obra es una fuente sencilla de guía y aliento para todos aquellos que estén interesados en profundizar en su vida de oración, mientras van caminando tras las huellas de Marcelino Champagnat.

¿Qué más proyectos tiene en agenda?
Estoy deseoso de compartir mi experiencia y conocimientos sobre el Padre Champagnat, un santo para nosotros hoy y aquí, con las personas de buena fe, que, al igual que yo, se sientan fascinadas por la espiritualidad de Marcelino, esta espiritualidad sencilla y del corazón de un moderno maestro espiritual.

_________________
El libro:
Un santo para nuestro tiempo - Marcelino Champagnat, maestro espiritual.
Jacques Larouche, fms – Canadá (Les Productions St-Claire)

3927 visitas