Inicio > Biblioteca > Boletín marista > Número 335 (03/04/2008)

 

 


Para recibir noticias sobre el Capítulo en su correo, haga clic aquí y rellene el formulario

 


 



 


Emili Turú - La Valla: casa de la luz

Emili Turú
Superior general



 

FMSI

Conectarse

Hermanos maristas

RSS YouTube FaceBook Twitter

 

Foto de hoy

Costa Rica: En recuerdo del Bicentenario del Instituto

Hermanos maristas - Archivo de fotos

Archivo de fotos

 

Últimas novedades

Archivo de novedades

 

Calendario marista

22 septiembre

Santos: Tomás de Villanueva, Inocencia
1948: primera fundación marista en Mozambique
1991 Primera fundación en Liberia, en la capital, Monrovia

Calendario marista - septiembre

Boletín marista - Número 335

 

El fondo marista para el tsunami - Informe del tercer año
03/04/2008

Bajar WORD

Aquellas dramáticas imágenes de muerte y destrucción que ocuparon los noticiarios de todo el mundo durante meses tras el terrible tsunami de diciembre de 2004, volvieron a la memoria colectiva cuando otro tsunami se abatió sobre las islas Salomón en abril de 2007.

El día 2 de abril de 2007, a una hora temprana, se produjo un terremoto de magnitud 8’1 cerca de Gizo, en las Islas Salomón, provocando un tsunami con olas de hasta 10 metros de altura. Eso suponía una gran amenaza para este país que se compone de islas volcánicas y atolones de coral.

Cuando todo terminó, se pudo comprobar que 13 aldeas habían quedado barridas del mapa, dejando a sus 3000 habitantes sin techo, y daños estimados en muchos millones. Hubo 52 víctimas mortales, y se contabilizaron 60 desaparecidos. Se sucedieron luego otros temblores menores, pero uno de ellos alcanzó un índice de 6’2, lo cual llevó a mucha gente a escapar a lugares más elevados de la geografía por miedo a una segunda secuencia de olas destructoras.

La Casa General y las comunidades maristas de la zona no tardaron en tener conocimiento de la destrucción de Gizo. El Distrito de Melanesia, perteneciente a la Provincia de Sydney, desarrolla varias actividades apostólicas en aquella región. En Vanga Point, Isla de Kolombangara, está la Escuela de formación profesional de Saint Dominic, así como la Escuela de Magisterio de Vanga y el colegio San Marcelino, recientemente construido. No hubo que lamentar víctimas mortales allí, afortunadamente, pero el muelle de la escuela quedó destruido y varios edificios sufrieron daños.

Sharon Attard, profesora marista que está realizando una experiencia de voluntariado en los centros de Vanga Point, se encontraba en Gizo cuando sobrevino el tsunami. Así relataba los sucesos en carta dirigida a sus amigos:

En Gizo todo está revuelto, y yo no hago más que andar de una parte a otra tratando de ayudar. Todavía me vienen ganas de llorar, aunque parece que es un poco a destiempo ya. Estos últimos días he estado poniendo un poco de orden en la casa del obispo y en las oficinas de la diócesis. La gente viene a hablar con el obispo y traen muchas noticias de muerte y supervivencia.

Se está extendiendo la diarrea entre los niños debido a la impureza del agua, y la malaria llegará enseguida ya que disponemos de pocas mosquiteras. Escasea la comida, porque las tiendas de los chinos han sufrido daños también. Yo he dado muchas vueltas por la calle principal en busca de comercios abiertos. Felizmente la panadería sí que está funcionando.

La gente está todavía bajo los efectos del susto del temblor y el tsunami, además de la conmoción provocada por las muertes y la pérdida de sus casas. La mayor parte de las personas que veo se sienten completamente desamparadas. Y yo también.

Ayuda inicial para aliviar la situación

Durante las horas que siguieron a la tragedia, Vanga Point se convirtió en un lugar de refugio para las gentes de las aldeas del norte de la isla. El H. Tony Burrows junto con el resto de la comunidad educativa local, incluyendo los profesores y alumnos de la escuela, empezó a organizar los servicios de socorro para aquella parte de la población. A medida que iban atendiendo las primeras urgencias en el centro profesional rural de Saint Dominic, se hacía evidente que era necesaria mucha más ayuda.

En un plazo de días, el MAPS, oficina de solidaridad de la Provincia de Sydney, dirigida por el H. Chris Wills, puso en marcha una campaña en las comunidades y colegios maristas, así como entre los amigos y bienhechores de Australia, con el objeto de reunir fondos para adquirir alimentos, ropa y artículos de primera necesidad. A través de esa campaña se recogieron 70.000 AUD, de los cuales 30.000 se destinaron a proporcionar ayuda inmediata, y 40.000 se reservaron para proyectos de recuperación una vez que hubiera pasado el tiempo de emergencia.

Dado que aún quedaban partidas disponibles del Fondo del Instituto para el Tsunami, y considerando que casi todos los proyectos de recuperación que de ahí se financiaban en Sri Lanka e India estaban ya prácticamente, concluidos, nos ofrecimos a procurar alguna ayuda a los de Vanga Point. A la oferta siguió la solicitud por los cauces habituales, y el Consejo General aprobó una subvención inicial (SOL 01/07) de 10.000 USD. Al igual que en los países mencionados, esa ayuda se destinaba a los primeros auxilios. Los proyectos de recuperación vendrían después, una vez salvado el tiempo de crisis.

Recuperación: construcción de dormitorios en el centro de formación profesional rural de Saint Dominic

Una vez que pasó el momento peor y ya no había miedo de que se produjeran más temblores, los hermanos se dedicaron a ayudar a la gente a volver a sus hogares y empezar las tareas de restauración. Los alumnos del centro profesional desempeñaron un gran papel a este respecto. Usando las habilidades adquiridas en sus estudios y provistos de herramientas, acompañaron a los grupos de población en el retorno a sus aldeas y prestaron sus servicios en la reparación de las casas, así como en la preparación y cultivo de los huertos.

Por su parte, los hermanos y los profesores se dedicaron a arreglar los desperfectos causados en el centro educativo. El H. Tony Burrows resumía la situación de este modo:

1. El embarcadero ha quedado completamente inutilizado.
2. Dos edificios del profesorado han quedado dañados. Uno no puede utilizarse ya que presenta una inclinación peligrosa.
3. El taller de mecánica y el taller de carpintería tienen serios desperfectos en las paredes.
4. El dormitorio de los alumnos tiene las paredes de cemento agrietadas y hay que repararlas.
5. El tendido eléctrico que cruza el río necesita un nuevo “puente”.

Lo más urgente es el embarcadero, ya que si no funciona hay problemas de transporte y abastecimiento de alimentos y artículos de primera necesidad. Se ha enviado una solicitud a la Real Armada Australiana para que colabore en la demolición y en la retirada de los viejos materiales. Y Caritas Australia ya ha manifestado su disposición a prestar ayuda para la construcción del nuevo embarcadero.

Los dormitorios de la escuela se han convertido en un tema preocupante. Las inspecciones efectuadas han revelado más daños de lo que en principio se veía. Hay que reconstruirlos enteramente. El pasado mes de septiembre el Consejo General aprobó una subvención de $ 88.644’12 para la instalación de seis dormitorios (SOL 02/07). Las obras han empezado ya, pero los trabajos del embarcadero retrasarán el plazo que nos habíamos fijado para terminar los dormitorios: septiembre de 2008. La subvención aprobada servirá para la compra de cemento, material de tejados, acero, pintura, cargamento, y costes de trámites. Los estudiantes de la escuela profesional intervendrán en las tareas.

El proceso de recuperación va adelante en las Islas Salomón.

Aportaciones - Desembolsos 2007 (3º año)

A lo largo de 2007 se siguieron recibiendo aportaciones para el Fondo del Tsunami. Hubo un ingreso suplementario de 860’00 dólares, debido a la generosidad de la provincia de Nueva Zelanda. Estas aportaciones se elevan a un total de 1.194.230’56 USD.

Aportaciones a la campaña del Fondo del Tsunami (USD)
a fecha 14 de febrero de 2008

Ingresos 2005

$ 1.181.216’81

Ingresos 2006

$ 12.153’75

Ingresos 2007

$ 860’00

Total

$ 1.194.230’56

Los desembolsos del Fondo del Tsunami durante 2007 ascendieron a 98.645’00 USD. Con ellos se financiaron las acciones de socorro y recuperación en las Islas Salomón.

Proyectos apoyados en 2007 (USD)

Islas Salomón – Ayuda de emergencia

$ 10.000’00

Islas Salomón – Construcción dormitorios

$ 88.645’00

Total desembolsos Fondo Tsunami en 2007

$ 98.645’00

Estos desembolsos, junto con los que se hicieron en 2005 ($ 293.683’45) y en 2006 ($ 449.073’54) alcanzan un total de $ 841.401’99.

Desembolsos Fondo Tsunami -- Situación presente
a fecha 14 de febrero de 2008

Total Ingresos (2005-2007)

$ 1.194.230’56

Desembolsos 2005

$ 293.683’45

Desembolsos 2006

$ 449.073’54

Desembolsos 2007

$ 98.645’00

Recursos actuales en el Fondo

$ 352.828’57

A fecha de 14 de febrero de 2008, el remanente del Fondo se eleva a $ 325.828’57. De acuerdo con las primeras directrices aprobadas por Consejo General, el fondo permanecerá activo hasta enero de 2010. Entonces se dará por clausurado y se decidirá el uso de la cantidad que quede.

Noticias de los trabajos que se siguen haciendo en Sri Lanka e India

En 2007 no hubo desembolsos para proyectos en Sri Lanka e India. La nueva escuela de Payagala, Sri Lanka, está enteramente concluida. Cuando pasó la crisis en India, los hermanos pusieron en marcha un Proyecto de atención al trauma infantil orientado a ayudar a los niños a superar las secuelas del tsunami. El programa incluye actividades de aprendizaje y recreo, junto con el consejo y apoyo a los padres, y familias en general, que han sufrido los efectos de la tragedia. El fondo contribuyó a mantener ese proyecto durante dos años. Luego llegó una solicitud de ayuda por un tercer año, que está siendo sometida a consideración.

Lecciones que hemos aprendido y seguimos aprendiendo

Los desastres naturales se presentan sin avisar, y además suceden con rapidez. Aparte de la muerte y destrucción que traen consigo, los supervivientes atraviesan después por un duro período emocional, donde se mezcla la confusión, la conmoción, el terror, la desesperación y el dolor tras haber perdido miembros de su familia, amigos, bienes, casa, el estilo de vida que llevaban.

Responder a una situación de emergencia de una manera eficaz puede ser una cuestión muy difícil dado el volumen del daño y la necesidad de actuar rápidamente, con los recursos que hay a mano. Las demandas de los supervivientes suelen superar a los medios disponibles. Por otro lado, hacen falta comunicaciones, redes de agencias y personal cualificado, así como una adecuada financiación. Por ahí deben orientarse los planes de emergencia.

La respuesta que podemos dar en esos momentos críticos contempla dos fases. Primeramente, el socorro inmediato para proporcionar a los damnificados los elementos esenciales para la supervivencia, agua, comida, atención médica, ropa y techo. Luego, pasado ya el tiempo de choque, vienen las ayudas para la recuperación, los esfuerzos para que la gente vaya poco a poco retornando a una cierta normalidad en sus vidas. Cuando sobreviene una tragedia de gran alcance suele haber una gran contribución inicial desde muchos sectores sociales. Cuando las aguas van volviendo a su cauce, las agencias de solidaridad abandonan el área del desastre, y existe el riesgo de que el proceso de recuperación se vea debilitado. La población afectada puede quedar sumida en el desamparo.

Al revisar nuestro tipo de respuesta en situación de emergencia, vemos que fuimos más rápidos en actuar la segunda vez. El tsunami de 2004 nos sorprendió estando poco preparados. Nos llevó tiempo lanzar una campaña de recaudación de dinero y establecer un fondo sólido e identificable, tuvimos que trazar las líneas directrices y los procedimientos de concesión de subvenciones. En suma, aprendimos como había que actuar ante futuros desafíos.

La experiencia nos ha enseñado a prever las cosas. Cuando se desató el tsunami en las Islas Salomón, en abril de 2007, estábamos en mejores condiciones de dar una respuesta. Disponíamos de un fondo de ayuda, teníamos criterios establecidos, habíamos trabajado ya en situaciones similares. Todo esto nos llevó a actuar con más seguridad y prontitud, yendo directamente al centro de los problemas suscitados por la crisis.

Agradecimiento

Terminamos aquí el Informe del tercer año relativo al proyecto Reconstruir la esperanza. Una vez más damos las gracias a todos los que hicisteis posible la creación de este fondo económico. Han pasado ya tres años del primer tsunami. Cuando sobrevino el segundo, estábamos preparados. Pudimos responder con presteza, y ello se debió a vuestra generosidad. Os expresamos nuestra más profunda gratitud.

3338 visitas