Inicio > Biblioteca > Boletín marista > Número 74 (06.06.2003)

 

 


Para recibir noticias sobre el Capítulo en su correo, haga clic aquí y rellene el formulario

 


 



 


Emili Turú - La Valla: casa de la luz

Emili Turú
Superior general



 

FMSI

Conectarse

Hermanos maristas

RSS YouTube FaceBook Twitter

 

Foto de hoy

Brasil: Encuentro de jóvenes maristas en Rio Grande

Hermanos maristas - Archivo de fotos

Archivo de fotos

 

Últimas novedades

Archivo de novedades

 

Calendario marista

20 septiembre

San Adres Kim y Pablo Chong y sus compañeros mártires
1936: fue asesinado en Barcelona el hermano Eusebio
2000 Juan Pablo II bendice la estatua de san Marcelino colocada en la fachada lateral izquierda de la Basílica vaticana

Calendario marista - septiembre

Boletín marista - Número 74

 

6 de junio de 2003, S. Marcelino
06.06.2003

Bajar WORD

FIESTA DE SAN MARCELINO CHAMPAGNAT, fundador de los Hermanos Maristas
1840: muere Marcelino en el Hermitage

AÑO DEDICADO AL HERMANO FRANCISCO.
1. Comenzará el 6 de junio de 2003 y terminará el 6 de junio de 2004.
2. Será una oportunidad para conocer mejor al hermano Francisco a través de la lectura y de la oración.
3. Centrar en su mediación las novenas que hagamos para pedir la curación de alguna persona que nos sea querida.
4. Rogarle a él, que vio crecer tanto nuestra familia, por las vocaciones maristas o pedirle una vida interior más intensa, más comprometida, más decididamente marista.


MARCELINO CHAMPAGNAT Y SU IMAGEN DE MARÍA
Hermano Sunanda Alwis
Centro marista de renovación, Manziana. Provincia de Sri Lanka


Ha habido muchos modelos de María que se han presentado en la Iglesia a lo largo de la historia. Durante diferentes épocas de la historia, la imagen de María ha destacado en la Iglesia de una manera diversa:
• María, la madre de Jesús, en el Nuevo Testamento.
• La Virgen Madre, de los “pobres hijos desterrados de Eva”.
• La segunda Eva, en los debates sobre el pecado original.
• La Madre de Dios, en el Concilio de Éfeso.
• La Dama ideal, para los caballeros cruzados.
• La ‘Madonna’ regia, para la caballería medieval.
• Nuestra Señora de las Victorias, en la batalla de Lepanto contra los turcos.
• Y, de modo general, el correspondiente femenino de la divinidad como ser materno y compasivo.
La mayoría de estas imágenes de María han pasado por alto algunas de las significativas descripciones que encontramos en los Evangelios sobre la vida verdadera que vivió María. Fue una mujer pobre de pueblo que educó a Jesús para que fuera uno de los más grandes líderes revolucionarios de todos los tiempos.
La suya fue una revolución de amor, de justicia, de noviolencia y paz. A esta causa entregó su propia vida. María estuvo con Él desde el nacimiento en un pobre establo a su cruel muerte en la cruz. Como a un hijo, lo protegió de los planes malvados de Herodes y vivió en el exilio como un refugiado, en la tierra de su esclavitud anterior. Ella lo siguió a lo largo de su vida pública de confrontación con los poderosos malhechores de su tiempo, y estuvo de pie, junto a Él, durante su agonía en la cruz. Después de su muerte, estuvo con la perseguida Iglesia naciente, fortaleciendo a los discípulos, como la madre de su líder ajusticiado.
El Padre Champagnat, por su parte, acompañó a los primeros Maristas y vivió con ellos, como María de Nazaret, la experiencia de Egipto, Galilea y el calvario. Su devoción a Ella se basaba en la viva experiencia diaria. María era para él un modelo vivo (algo inaudito en su tiempo),no alguien colocado en un ‘pedestal sobrenatural’.
“Si considera que los miembros de la Sociedad de María son demasiado imperfectos
para tomarlos como modelos, ponga los ojos, mi querido Casiano, en aquella que puede ser modelo para los perfectos y los imperfectos y que los ama a todos: a los perfectos, porque imitan sus virtudes y llevan a los demás hacia el bien, y a los imperfectos, porque fue sobre todo por su causa por lo que María se vio elevada a la sublime cualidad de Madre de Dios.” (Carta al hermano Casiano, verano de1834, en Sorbiers, Loira)
“No se asusten, tenemos a María como defensa.Todos nuestros cabellos están contados, no caerá ni uno solo de ellos sin que Dios lo permita.” (Carta de 15 de agosto de 1830 al hermano Antonio y a la comunidad de Millery, Ródano.)
“Póngase, mientras tanto, en los brazos de María; le ayudará poderosamente a llevar la cruz.” (Carta de 23 de noviembre de 1834 al hermano Domingo en Charlieu).

(FMS Ecos maristas 43, marzo 2003)

3378 visitas