Inicio > Biblioteca > Boletín marista > Número 93 (25.09.2003)

 

 


Para recibir noticias sobre el Capítulo en su correo, haga clic aquí y rellene el formulario

 


 



 


Emili Turú - La Valla: casa de la luz

Emili Turú
Superior general



 

FMSI

Conectarse

Hermanos maristas

RSS YouTube FaceBook Twitter

 

Foto de hoy

Costa Rica: En recuerdo del Bicentenario del Instituto

Hermanos maristas - Archivo de fotos

Archivo de fotos

 

Últimas novedades

Archivo de novedades

 

Calendario marista

22 septiembre

Santos: Tomás de Villanueva, Inocencia
1948: primera fundación marista en Mozambique
1991 Primera fundación en Liberia, en la capital, Monrovia

Calendario marista - septiembre

Boletín marista - Número 93

 

Antonio Castagnetti Morini, Rector de la Universidad Marcelino Champagnat de Lima, Perú
25.09.2003

Bajar WORD

UNA OBRA HUMILDE DE GRAN SIGNIFICADO HUMANO

H. Lluís Serra

El hermano Antonio Castagnetti, 82 años, nació en Regio Emilia, Italia. Tuvo dos hermanos que fueron hermanos maristas y ya murieron, y dos hermanas salesianas, de las cuales una vive aún en Argentina. Después de acabar su formación inicial, fue a Perú en 1939 y ha vivido allí desde entonces, con sólo dos paréntesis de formación en España y en Estados Unidos. Tras estudiar física y química, se doctoró en Educación por la Universidad San Marcos de Lima y posee un máster en Psicología por la Universidad Columbia de Nueva York. Fue Provincial de Perú. Actualmente es el Rector de la Universidad Marcelino Champagnat de Lima, Perú.

Los profesores están revueltos y llevan más de una semana de huelga (en el momento de la entrevista. Posteriormente el conflicto se agravará). ¿Tienen razón en sus reivindicaciones?
Los profesores están mal pagados. Hay que cualificar para que tengan un título profesional. Creo que sobran maestros pero faltan maestros bien preparados y honrados.

En 1990 se creó la Universidad Marcelino Champagnat en Lima, ¿con qué objetivos?
La finalidad apunta a la preparación de profesores humanistas cristianos y a la vez de profesores de religión. Esta Universidad es el último paso de una escuela normal que comenzó en 1948 y que en 1983 se transformó en Instituto superior pedagógico, para finalmente convertirse en la universidad actual.

¿Qué estudios se imparten en ella?
Se trata de una universidad con una sola facultad, la facultad de educación, aunque jurídicamente puede crear ofrecer otros estudios. Los grados que se imparten son bachillerato universitario, licenciatura (que ya es un título profesional), maestría (dos años después de la licenciatura) y doctorado. Los alumnos salen con dos licenciaturas, una corresponde a una especialidad en pedagogía (inicial, primaria, bioquímica, fisico-matemáticas, lengua y literatura, psicología, filosofía, ciencias histórico-sociales…)y otra en ciencias religiosas. Se han titulado ya más de 3.000 profesores de religión.

¿Con cuántos alumnos cuentan?
Un total de 430 alumnos siguen cursos regulares aquí, en el centro de Miraflores, y 1000 alumnos los cursos a distancia con períodos de escolarización que abarcan seis semanas por año durante siete cursos. En el centro universitario rinden exámenes y el resto corresponde a un trabajo a distancia. No queremos crecer demasiado para seguir dando un servicio cualificado, pero estamos abiertos a otras posibilidades.

De estos últimos quisiera hablar un poco más porque, según tengo entendido, son personas diseminadas por toda la geografía peruana y especialmente líderes educativos y pastorales en la selva o en lugares casi inaccesibles…
Vienen de todas partes del Perú y proceden de distintas etnias, tales como aguarunas, haumibisas, aciaguitas, achanincas… Reunimos a líderes de comunidades cristianas, a líderes del área de la salud, muchos de los cuales proceden de la selva y trabajan en puestos de misión. Para que estén acogidos en Lima, tenemos una residencia para 350 personas donde ofrecemos alojamiento y comida por dos 2$ USA diarios. Esta gente es maravillosa y realizan una gran aportación al desarrollo humano y religioso en zonas con grandes carencias.

¿Qué valores promueven entre los estudiantes dentro de su proyecto educativo?
Todos aquellos que tienen relación con el humanismo cristiano, tales como la ida de familia, la comprensión, el cumplimiento, la responsabilidad, la seriedad en los estudios, el cariño, la presencia… Intentamos hermanar espíritu de familia y prestigio.

Los alumnos de extracción social sencilla, ¿tienen acceso a las aulas?
Acuden alumnos de los grupos C y D, es decir de la clase media baja. Por ejemplo, nadie viene en coche a la universidad. Por otra parte, existe un sistema de becas con diversas fórmulas: medias becas, cuartos de beca y becas para los que trabajan. El horario es de tarde, de 4 a 9, para dar más facilidades a los alumnos.

Por lo que me cuente, no veo que su universidad sea autosuficiente desde el punto de vista económico. ¿Cómo es posible que sea viable?
Efectivamente, hay gente e instituciones que aportan dinero a la universidad, como Adveniat, el arzobispado de Colia, la CEI (Conferencia Episcopal Italiana), entidades norteamericanas, etc. Tenga en cuenta que los textos se reparten gratuitamente y que se entregan a los alumnos separatas para cada curso. Estamos hablando de unos 80 libros para quien haya acabado la carrera.

¿Tiene fama su universidad?
Puedo darle dos indicadores significativos. Primero, muchos colegios, tanto estatales como privados, piden profesores de nuestra universidad porque advierten una buena preparación en ellos. Segundo, no gastamos prácticamente nada en publicidad. Funciona el boca a boca, tanto para los cursos regulares como para los cursos a distancia.

¿Qué papel juega la investigación en la universidad?
Se trata de un punto que desearía fortalecer. Hay 23 personas que han acabado los cursos de doctorado y en junio se presentan las tres primeras tesis. Estoy contento con los Congresos de educación católica que hemos celebrado aquí. El último fue en febrero de 2002 sobre “Jesucristo: la violencia de los pacíficos”.

¿Cuál cree que debe ser el perfil de los futuros educadores?
Deseamos formar personas honestas, trabajadoras, cristianas, patriotas, humanistas, cultas. Todo ello es más difícil porque en nuestra formación debemos cubrir los déficits que tuvieron los alumnos en etapas anteriores (algunos nunca habían tenido un libro). Queremos dotarles también de ética profesional y estimular el sentido místico de la educación.

¿Cuántos hermanos trabajan en la universidad?
Concretamente, cinco. El total de profesores de la universidad ronda los 60.

El hermano Emili Turú, Consejero general, visitó recientemente su universidad y afirmó que es una obra de la que “nos podemos sentir orgullosos como maristas”. ¿A qué se refería?
Posiblemente por el papel social que está cumpliendo debido a su compromiso por mejorar la educación del Perú a través de la formación de buenos maestros y de buenos catequistas o profesores de religión, y por la sencillez de una obra humilde de gran significado humano. Imagino también porque se trata de una tarea multiplicadora ya que Perú tiene necesidad de buenos maestros y maestras. Hay muchos niños y las carencias todavía son muy importantes.

Me ha gustado la dotación técnica de cada aula. Acabo de ver cómo el hermano Marino Latorre imparte sus clases de historia de la cultura utilizando video, CD, power point, música, ordenador… La clase entraba por los ojos y los oídos.
No se trata de entretener sino de enseñar mejor. Los recursos técnicos están al servicio de una educación más completa.

Sus 82 años no han anulado la picardía de su mirada ni su capacidad de soñar un futuro mejor a través de preparar buenos maestros y catequistas. En su despacho hay piezas de artesanía peruana. Tiene dos piezas singulares compuestas con restos de coches que habían recibido impactos de bombas. Una es un Cristo crucificado. Otra, un monumento a la paz, con una paloma que lo culmina. Una paz que sigue siendo necesaria en muchos rincones del planeta.

3798 visitas